Los sorprendentes vídeos del mero goliat engullendo un tiburón y atacando a un pescador submarino

Probablemente pienses que los tiburones son de los pocos animales acuáticos que no tienen predadores. Esto es así en la mayor parte del mundo, con excepciones como Florida (Estados Unidos), uno de los lugares donde vive el impresionante mero goliat, uno de los peces que crean leyendas populares entre los pescadores.
En este vídeo se puede ver cómo unos aficionados que se encontraban cerca de Key West, durante el mes de febrero -recuerda que aquí es verano todo el año- fueron testigos de la escena que puede verse en este vídeo. En él un mero goliat que rondaría los 200 o 250 kilos emerge de las profundidades para tragarse al tiburón de metro y medio que habían pescado previamente y con el que se encontraban luchando.

La voracidad de este pez es tal que puede verse cómo de un bocado se traga completamente al tiburón. Los pescadores no ocultaron su sorpresa.

¿Qué es esta especie de mero gigante?

De nombre científico Epinephelus itajara, el mero goliat es el representante más grande de la familia de los serránidos en el Atlántico, llegando a pesar más de 300 kilogramos y alimentándose de tiburones, tortugas marinas, barracudas, pulpos y otros peces.
Su hábitat incluye zonas de arrecifes y profundidades de 5 a 50 metros de los Cayos de Florida, las Bahamas, gran parte del Caribe y hasta la costa de Brasil o esporádicamente en otras localizaciones como las Islas Azores y partes del Atlántico oriental.
En este otro ejemplo de la voracidad de esta especie puedes ver un vídeo en el que un pescador submarino que se encontraba en Jupiter, Florida, tratando de quitar un medregal o pez limón de su lanza recibe la visita de un mero goliat que finalmente le arrebata la presa y con sus mordiscos le quita la aleta al pescador submarino para poder devorar su captura.
El mero goliat arrastra con todo en el ataque, y se lo lleva consigo, desechando la lanza y la pistola en la arena un cuarto de milla más lejos, donde el pescador pudo recuperarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *