Admitámoslo. A veces no es la cantidad de pesca lo que nos excita cuando lanzamos la caña, sino el entorno en el que nos encontramos, la virginidad de un río o el color del agua que tenemos delante. Si sabemos que para llegar a un lago remoto hay que caminar 20 horas nos picará la curiosidad de pescar en él y estaremos convencidos -aunque no seas así- de que está lleno de peces. Aquí os dejo algunas instantáneas tomadas de Instagram de esos lugares que todo pescador querría visitar alguna vez y no necesariamente para salir de allí con unos cuantos peces.
La soledad. Ese sentimiento estremecedor que en el caso del pescador se convierte en ansia por ser el primero en sacar un pez allí. ¿Acaso no lo has sentido?

Reconócelo, te encantaría estar ahí para lanzar sobre el final de esa corriente. Sin duda una de las partes de un río que más nos gusta a los Pescadores.

Las cataratas tiene también algo enigmático que nos atrae. Tal vez la violencia con la que cae el agua o la oxigenación del pozo sobre el que vierten, lo cierto es que nos gustan.

En la lista no podía faltar el lago alpino con aguas azules del deshielo.

Otro sueño recurrente es recorrer en kayak un río de montaña con aguas tan transparentes que podamos ver el fondo a 5 metros de profundidad. ¿O no?

Los ríos que nos evocan el Salvaje Oeste también tienen algo de magnético. ¿O no es así?
 

? #IntoTheWild

A photo posted by @questfor.muthafukinjones on

¿Y qué opinas de pescar en lo más escondido de un desfiladero por el que la imaginación puede despertarse?

El río que fluye deshaciéndose entre orillas de hielo o nieve. Otro clásico de los lugares míticos que no siempre suele tener pesca.

La quietud de un lago a primera hora, poder ver los peces a decenas de metros…

No desearías caerte a estas aguas, pero seguro que sí probar a echar unos lances. Los lugares inaccesibles desde orilla siempre nos maravillan.
 

Tag who you’d sit with ? Photo by: @travisburkephotography Use the #TravelingOurPlanet hashtag to be featured!

A photo posted by Travel | Earth | Nature (@travelingourplanet) on

Lo inexplorado. Esa sensación de ser el primero en llegar algún lugar el primero en mucho tiempo. A veces la contemplación vale más que la desilusión de comprobar que no hay peces dentro.

No es demasiado probable que en un lugar helado como este pueda haber mucha vida acuática. ¿Pero acaso no estarías tentado de comprobarlo?

Para cerrar una de mis preferidas: el río en el que puedes ver el fondo mientras navegas. Son los más difíciles de pescar, pero los más espectaculares. Foto: Ricardo Ordoñez
ricardo ordoñez LUGARES

Sobre el autor

Enrique Aguado

Email Sitio web

Este periodista madrileño lleva toda su trayectoria profesional vinculado a la pesca en medios especializados. Durante 15 años trabajó en la revista Trofeo Pesca (9 de ellos como director) y escribió artículos para diversas publicaciones. Reside en Miami (Estados Unidos) y es consultor de contenidos online, social media y marketing digital. En su currículum también figuran trabajos para suite101.net, la Asociación de la Prensa de Madrid, ikreate.es o como account manager para agencias de comunicación. www.cosaschulasdepesca.com es su web personal con contenidos diferentes y personales sobre la pesca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *