¿De dónde se extraen las plumas del gallo de León que se usan para pescar?

No todas las partes del animal valen para elaborar moscas de pesca hechas con la famosa pluma de gallo de León. De hecho, sólo se realiza la pela en la zona del cuello, la riñonada y la colgadera. El valor de estas partes radica en el brillo que poseen, su pigmentación y la capacidad de absorber la luz una vez puestas en el agua y en acción de pesca.
Las correspondientes al cuello, por su forma (se trata de largas tiras con hebras muy cortas) se emplean para simular alas de insectos al enrollarlas en el anzuelo formando el llamado collarín o hackle en inglés.
Las que se extraen de la riñonada están consideradas las más valiosas. Esta zona dorsal posterior del gallo da unas plumas redondas y cortas que desde hace siglos son usadas para elaborar la llamada “mosca ahogada leonesa”. Ésta se realiza colocando, una a una, hebras que se atan desde un extremo del anzuelo y dan la imagen de un insecto muerto.
Para su comercialización se agrupan en “mazos” de 12 plumas, que se pueden vender por unos 6 o 7 euros si son de calidad media. Por su parte, las de colgadera son largas y estrechas y las menos apreciadas aunque igualmente válidas para elaborar señuelos.

plumas, gallo, León, pesca, mosca, trucha

El gallo se pela tres veces al año

Estos animales llegan a alcanzar un peso de tres kilos y una altura de 50 centímetros, viviendo unos 10 años. Dan sus primeras plumas a los 9 meses y son útiles hasta los 5 años, a partir de los cuales va perdiendo calidad hasta ser inservible para el fin con el que son mantenidos. Durante este periodo son tradicionalmente mujeres las que se encargan de realizar la principal labor de su crianza: la pela.
gallos de León, pesca, cría, mosca, trucha
Se trata de sacar, meticulosamente y a mano, todas las plumas que se pueden emplear por tamaño y forma para hacer moscas artificiales. Son tres las partes del gallo de León que se aprovechan para ello (cuello, riñonada y colgadera) pero de cada una puede que el material obtenido no sea de la misma calidad.
Esto se hace aproximadamente cada tres meses, lo que da como resultado  de tres a cuatro pelas anuales si todo sale bien. Igualmente, no todas las plumas crecen al mismo ritmo, lo que sólo posibilita extraerla cada 6 meses en la colgadera y una única vez  en la zona de cuello.
Como dicen en León, los que sólo tienen un año dan poca “obra” (parte útil de la pluma), por lo que hay que esperar a que tengan dos o tres para que sean realmente productivos. Cuando se acercan a los cinco es cuando se aprecia el descenso de calidad de la misma, perdiendo brillo y consistencia.
Cada gallo proporciona solamente de 25 a 60 plumas en cada pelada, que posteriormente se agrupan en “mazos” de una docena para ser vendidos.
Para más información y poder adquirir pluma de León te recomendamos las páginas de Artesanos de la Cándana y Los gallos de La Cándana.

Sobre el autor

Enrique Aguado

Email Sitio web

Este periodista madrileño lleva toda su trayectoria profesional vinculado a la pesca en medios especializados. Durante 15 años trabajó en la revista Trofeo Pesca (9 de ellos como director) y escribió artículos para diversas publicaciones. Reside en Miami (Estados Unidos) y es consultor de contenidos online, social media y marketing digital. En su currículum también figuran trabajos para suite101.net, la Asociación de la Prensa de Madrid, ikreate.es o como account manager para agencias de comunicación. www.cosaschulasdepesca.com es su web personal con contenidos diferentes y personales sobre la pesca.